Luis de Blas rescata un fragmento de una de sus obras premiadas

Publicado 2017-05-21


Pincha para leer el poema


PENÚLTIMAS PALABRAS

* (Fragmento)

 

Escuchad mi salmodia, socios, deudos,

ahora que la noche se despierta

y navego entre luces del crepúsculo

que borran el fulgor de las estrellas,

para vivir al día la esperanza

de ser hombre creyendo en lo que sueña

por las vides remotas y las uvas

madurando entre pámpanos de niebla.

Palabras que amanecen a su tiempo,

con memoria, palabras llevaderas

con la yunta que al viento roturando

surca la actualidad, labra y encierra

en ese reservado territorio

a la altura del fondo de la gleba

donde crece el tubérculo y el tallo

del lirio desafía a la cardencha

o, allí, donde emboscado en su veneno

el reptil disimula su presencia.

***

Escuchad el rumor del oleaje

permanente de mi vasta prédica:

el paso de quien viaja hacia el olvido

y la emoción del que a vivir se aferra;

el ruido sordo que despierta el miedo

por la calle que está bajo sospecha;

la densidad del grito en la almohada

y el chirriar de cerrojos en las celdas;

mar adentro, en la oscura travesía

huyendo de la hambruna en mil pateras

o los ladridos que al espanto mueven

al ser que corre como un alma en pena.

Pero ¿dónde el Amor, la sinfonía

universal que escribe e interpreta?

***

Se oyen baladas, van de boca en boca

como los besos que furtivos sellan

la pasión de los cuerpos poseídos

en el marco de un lecho de promesas

cabe el andén nocturno susurrante

dichosos para un vuelo sin fronteras.

O ¿quién llamando está con los nudillos

del corazón y no le abren la puerta?

Sólo mudez, silencio a la deriva,

esperando el ardor de la respuesta

que tras los muros se alce presurosa

cuando brilla la nieve de la ausencia

y sólo ya es estremecido amante

al encuentro final de una entelequia.

***

La paz, la paz, la paz, deudos, amigos,

la paz entre nosotros siempre sea

en esta terminal de las palabras

donde la voz con su salmodia llega

abriendo ventanales al amor

mientras al odio la muralla cierra

y es palabra de honor mi grave plática

con el verso asonante, tal la regla,

en arte y gracia del endecasílabo,

oficiando de anónimo poeta.

 

*Primer premio del I Certamen de Poesía

“Leopoldo de Luis” Madrid, 2009

Comparte la noticia

Descarga el Periódico

Revista Quijotes

Cine y Televisión


Noticias de la semana

El Hospital Príncipe de Asturias cumple 30 años

En septiembre vuelve “Otra Forma de Jugar”: actividades lúdicas gratuitas para niños y niñas

Síguenos en


Copyright 2015 - 2019 by Revista Quijotes - Distribuido por Alaurco - Newspaper CMS powered by Aclass Internet y comunicaciones Sl