Ecologistas en Acción de Alcalá de Henares valora positivamente la numerosa asistencia a la plantación realizada en las márgenes del río Henares

Publicado 2019-02-19



El pasado domingo, 17 de febrero, un centenar de personas respondieron a la convocatoria que

anualmente realiza Ecologistas en Acción de Alcalá de Henares para llevar a cabo una

reforestación simbólica en una zona degradada del río Henares. Entre los asistentes fue

destacable la presencia de un gran número de niñas y niños acompañados de sus familias que

aportaron una importante dosis de ilusión y esperanza en el futuro.

El Henares es el río principal de Alcalá, el que vertebra el valle al que da nombre, el que ha

permitido el desarrollo de diferentes culturas y el que, por mero agradecimiento y prudencia,

debiera ser objeto de una atención especial para que la naturaleza siga manifestándose en su

plenitud. La realidad es que a pesar de ser incluso un espacio protegido integrado en la Red

Natura 2000 su estado de conservación es muy deficiente.

Las presiones y alteraciones debidas a la actividad humana están motivadas por un gran

desconocimiento del funcionamiento de las reglas de la vida, de todo aquello que nos ofrece la

naturaleza, por la codicia desmedida de nuestra especie y por la falta de consciencia de que

somos seres absolutamente dependientes del medio natural que nos rodea. Hoy observamos un

río domesticado y reducido a la mínima expresión debido a una indebida y carísima regulación

absoluta del régimen hidrológico natural; a una agricultura insaciable que contamina y elimina

los bosques asociados a las tierras de cultivo del territorio fluvial; o unas vegas, creadas por la

dinámica fluvial, que están enladrilladas o asfaltadas como consecuencia de una pésima y

especulativa planificación urbanística que insiste en actuar contra natura.

De todo lo enumerado encontramos un magnífico ejemplo en la zona en la que ha tenido lugar

la plantación, en el llamado camino de Afligidos junto al puente de La Oruga, al observar que

existe un centro comercial que llega a unas decenas de metros de la orilla del Henares, a lo que

sumamos un camino de zahorra con acera, farolas y talanquera que artificializan y degradan

hasta el extremo una zona que tiene vocación ser un espacio natural de elevada biodiversidad.

Así, el bosque de ribera ha sido reducido a una línea testimonial que se arrincona en una banda

de apenas unos metros. Dicho camino utilizado diariamente por centenares de personas como

lugar de paseo y deporte es transitado por numerosos vehículos que acceden a una finca

próxima levantando una incómoda nube de polvo y generando un riesgo fácilmente evitable al

existir alternativas.

Como iniciativa de denuncia y mejora, Ecologistas en Acción lleva varios años plantando en

esta zona del Henares y la recompensa a dicha apuesta por la recuperación del bosque de ribera

con las especies más características como son los sauces, álamos, tarayes, olmos, fresnos,

majuelos o espinos albares es la existencia consolidada de una población de unos 280 árboles y

arbustos. Lo podemos considerar como una pequeña aportación altruista a la vez que un

compromiso con el futuro de nuestra sociedad y de la naturaleza, pero también pretende ser un

ejemplo de que se puede y debe hacer mucho más no sólo por conservar lo que tenemos sino

por restaurar lo perdido. Y en eso, es fundamental que tanto la sociedad como las

administraciones lo consideren como una prioridad vital para avanzar hacia un mundo

sostenible y justo.

Este año la actividad se ha centrado en intentar recuperar el olmo común (Ulmus minor),

gravemente afectado por la grafiosis, una enfermedad que desde los años 80 ha acabado

prácticamente con la especie en toda la Península Ibérica. La pequeña aportación ha consistido

en plantar ejemplares resistentes a esta enfermedad fruto de un proyecto de investigación

llevado a cabo por la Universidad Politécnica de Madrid y el Ministerio de Medio Ambiente.

Ahora, expectantes, esperamos unos resultados positivos.

Por otra parte se ha llevado a cabo un taller de esquejado de ramillas de taray (Tamarix gallica),

otra especie característica del bosque de ribera del Henares, con la intención de ser usados el

próximo año en la plantación que se realice, mostrando así diferentes técnicas para la

recuperación forestal.

Por último, se ha presentado el carnet del joven ecologista con el que se podrá conseguir un

premio fijo y otro dependiente de un sorteo entre aquellos peques y chavales, o mayores que se

sientan jóvenes, que consigan participar en al menos seis actividades que organice Ecologistas

en Acción a lo largo del presente año.

Y, para despedirnos un refresco con algo de picoteo, el deseo de que prospere lo plantado, con

la ayuda de los riegos que realizaremos durante el verano, y el agradecimiento a tanta gente

estupenda que ha participado solamente por empujar para conseguir un mundo mejor.

Comparte la noticia

Descarga el Periódico

Revista Quijotes

Cine y Televisión


Noticias de la semana

Recepción en el Ayuntamiento a las promesas del deporte alcalaíno

I Encuentro Cultural de Cerveza Artesana en Alcalá de Henares “CervezArte Alcalá”

Síguenos en


Copyright 2015 - 2020 by Revista Quijotes - Distribuido por Alaurco - Newspaper CMS powered by Aclass Internet y comunicaciones Sl