TRES EXTREMAS DERECHAS ESTABAN TRISTES EN UN TRIGAL O DEL PINCHAZO DEL PP, DE VOX Y CIUDADANOS

Publicado 2019-02-11


Artículo de opinión enviado por Somos Alcalá


La manifestación convocada por el PP, Ciudadanos y Vox, con la colaboración estelar de organizaciones ultras ha sido un fracaso. A pesar de que Pablo Casado y Albert Rivera parecían anunciar el advenimiento de un tsunami de integrismo español, una ola de cientos de miles de personas, finalmente sus aspavientos políticos y apocalípticos dejaron mucho que desear.

 

La concentración venía precedida del griterío del presidente del Partido Popular, Pablo Casado, para impedir que la ciudadanía escuchase las noticias acerca de su irregular campaña en las elecciones de 2011, usando dinero negro, desviando dinero de subvenciones y duplicando así el gasto permitido por la ley. En Alcalá estuvo Mariano Rajoy, con Esperanza Aguirre, en un mitin de campaña de esos con facturas que iban paquí y pallá.

 

Tampoco quería que escuchásemos que a Eduardo Zaplana le han inmovilizado en una cuenta bancaria 6,5 millones de euros que parece que no ganó legalmente. Todo vale para aumentar el griterío político y que la ciudadanía apenas se entere de que el PP le metió muchas veces la mano en su cartera para llevarse los billetes de cincuenta y mudarlos a Suiza,para que vivan más fresquitos.

 

Pero volviendo a la manifestación para salvar a España, ahí estaba Albert Rivera, separado unos metros de Santiago Abascal, como para disimular que se trataba de un acto de extrema derecha, como si la gente fuera tonta y fuera a pensar que políticamente están muy lejos cuando han compartido el mismo espacio, el mismo eslogan y la misma forma de anunciar una supuesta catástrofe para erigirse luego en salvadores de la patria.

 

Difícil olvidar que junto a ellos estaba el escritor y defraudador de hacienda, Mario Vargas Llosa, que debe al fisco 2 millones de euros; una forma perfecta de demostrar su amor a España a la que dicen querer y roban.

 

En esa manifestación se le cayó a Ciudadanos la piel de cordero. Los que venían a regenerar la política desde la moderación han demostrado que sólo era un discurso electoral y que no eran una nueva identidad política, más bien un saco en el que refugiar los votos de las derecha mientras llovían las consecuencias de la crisis y las decenas de casos de corrupción del Partido Popular. Muestra de su falta de regeneración es que han sostenido al Partido Popular en el gobierno de la Comunidad de Madrid, permitiéndole conservar el poder a una organización que ha inflado presupuestos electorales, que tiene una red de empresas para desvío de fondos y que ha seguido escondiendo buena parte de la documentación que las administración autonómica tiene sobre los desmanes de los populares.

 

Lo que vimos en la Plaza de Colón era una fotocopia de lo que ha ocurrido con el gobierno andaluz; el nacimiento de una coalición del PP con sus dos escisiones subrogadas. Vieja política para mantener privilegios de los ricos, discriminar colectivos y poner en duda el sufrimiento de miles de mujeres ante la violencia machista.

 

Tenemos que trabajar para que esos tres tigres tristes que estaban perplejos al ver que su tsunami de integrismo español, que apenas era una ola, no llegue a gobernar al Ayuntamiento de Alcalá porque sería un retroceso para una ciudad que decidió en 2015 un cambio que hay que profundizar.

Comparte la noticia

Descarga el Periódico

Revista Quijotes

Cine y Televisión


Noticias de la semana

Presentación en FITUR de las actividades gastronómicas de Alcalá en 2017

Arranca la programación navideña en Alcalá

Síguenos en


Copyright 2015 - 2019 by Revista Quijotes - Distribuido por Alaurco - Newspaper CMS powered by Aclass Internet y comunicaciones Sl