Reig Pla: la homofobia como falta de amor al prójimo

Publicado 2018-07-10


Artículo enviado por Somos Alcalá


Una vez más el obispo de Alcalá de Henares pone a nuestra ciudad en el ojo del huracán promoviendo un tipo de terapias vergonzosas e inútiles para intentar “curar” algo que solo tiene que ver con eso que a Juan Antonio Reig Pla le produce escalofríos y que se llama libertad. Libertad de amar a otro ser humano sin importar su sexo.

Este personaje que ha llegado a hacerse famoso porque su nivel de homofobia e intolerancia ha superado todos los límites imaginables ofrece en la página web de su arzobispado consejos y tratamientos para dejar atrás la homosexualidad, habla de detección precoz, de uso de ciencias psicológicas, sociológicas y médicas y propone una bibliografía que pone los pelos de punta: “Quiero dejar de ser homosexual”; “Comprender y sanar la homosexualidad”; o “Cómo puede vivir la castidad un homosexual”.

 

Desde que los nazis obtuvieron el poder en la Alemania de 1933 comenzó la persecución a los homosexuales internándolos en campos de concentración y marcándoles con el triángulo rosa (The Pink Triangle) en la manga del lado derecho y la pernera de lado izquierdo. Entre 1933 y 1945 la policía arrestó aproximadamente 100.000 hombres como homosexuales. La mayoría pasaron tiempo en prisiones regulares, y entre 5.000 y 15.000 fueron internados en campos de concentración.

 

En 1935 modificaron su código penal para declarar la homosexualidad como delito y el 26 de octubre de 1936, Himmler formó dentro de la Policía de Seguridad, la Oficina Central del Reich para Combatir el Aborto y la Homosexualidad, dirigida por Josef Meisinger, ejecutado en 1947 por su brutalidad en la Polonia ocupada.

 

Personal a cargo de los destacamentos de trabajo en la fábrica de cohetes de Dora-Mittelbau o en las canteras de Flossenbürg y Buchenwald a menudo daban tareas mortales a los homosexuales como “castigo” por su delito. Las S.S. les torturó, se les obligó a dormir de pie, con las luces encendidas, se les disparó por deporte en el juego del tiro al blanco, les dejaron morir de inanición. La insolación, la tortura, las peligrosas condiciones de trabajo y la desnutrición fueron las principales causas de muerte entre los homosexuales. Las mujeres eran muy poco importantes en la Alemania nazi por lo que no se prestó demasiada atención a las lesbianas.

 

Pero algunos dieron un paso más y consideraban la homosexualidad como una enfermedad: Rudolf Hoess, comandante de Auschwitz, escribió en sus memorias que los homosexuales estaban separados para prevenir la propagación de la homosexualidad a otros prisioneros y guardias. Empezaron a experimentar diversas curas y empezaron con inyecciones hormonales. El congelamiento, los experimentos de hipotermia llegando a la congelación...  Y después llegaron los experimentos genéticos de Josef Mengele, “el ángel de la muerte”.

Ochenta años después parece que no hemos aprendido nada y con una mezcla de maldad e ignorancia hay quien continúa ofreciendo a los homosexuales ayuda para “curarse” de esa enfermedad que padecen.

 

Este personaje tiene serios problemas con todo lo relacionado con el sexo y se permite adoctrinar sobre violencia machista, aborto, pornografía, masturbación e incluso ayuda a las mujeres a ser vírgenes por segunda vez (se supone que para no vuelvan a perderse) y las amenaza con las llamas del infierno. Homófobo, sexista, intolerante son los adjetivos que mejor le cuadran, pero además de su maldad e ignorancia hay algo que nos produce una especial tristeza y es que esta propaganda, digna de los mejores tiempos del nazismo, la estamos pagando entre todas y todos, patrocinando a su institución y ofreciéndole espacio en esa TVE que en teoría debería servir al estado libre, progresista y aconfesional que debería ser España.

Comparte la noticia

Descarga el Periódico

Revista Quijotes

Cine y Televisión


Noticias de la semana

Quijotes octubre 2016 (2)

Alcalá se llenará de magia del 18 al 20 de mayo

Síguenos en


Copyright 2015 - 2018 by Revista Quijotes - Distribuido por Alaurco - Newspaper CMS powered by Aclass Internet y comunicaciones Sl